En El Roure tenemos tres etapas diferenciadas y en relación:
Els Cirerers, para niños y niñas entre 3 y 6 años; La Ginesta y L'Arbreda, para niños y niñas entre 6 y 12 años.

 
Consideramos que cada etapa requiere un espacio y un ambiente propios, pero encontramos enriquecedor la convivencia de edades. Es por ello que favorecemos formas i situaciones de intercambio entre los tres grupos.

Entre el final de una etapa y el inicio de la siguiente hay un momento de transición.
El espacio es el elemento que acoge la experiencia pero, al mismo tiempo, es uno de los elementos que conforma y determina la experiencia. El espacio interior representa el espacio pensado para satisfacer las necesidades de los niños y niñas, el espacio exterior es el espacio natural, que nos viene dado por una finca rodeada de bosque y de un entorno rural. Tanto el uno como el otro están interrelacionados y cubren necesidades diversas indistintamente: intimidad, sociabilidad, actividad, contemplación, concentración, expansión, etc. Ambos son fuente interminable de vivencias de aprendizaje, cada rincón respira y conserva huellas de emociones y de descubrimientos.