Aprendizaje

¿Cómo aprenden los infantes?

 

El aprendizaje no es un proceso lineal, progresivo, rítmico y ordenado; tampoco no ha de estar vinculado continuamente a la consciencia; está más bien relacionado con el bienestar vital y, consecuentemente, con el ambiente, con la calidad de la vivencia y con la comunicación. Por este motivo, es posible observar tanto recorridos con carácter constante y gradual, como inesperados y con avances sorprendentes. De una forma o de otra, estamos convencidos que lo que determina la solideza de lo que se aprende no es el tiempo invertido, la hipotética adecuación de los contenidos a la edad, ni tan sólo la metodología elegida. Nuestra atención no puede centrarse en lo que se puede diseñar desde el exterior para los niños y las niñas.

Creemos que es urgente desterrar la idea de entrenamiento, del valor de lo que es cuantitativo en relación con el aprendizaje. En la práctica, el hacer con sentido (leer, escribir, hablar, moverse, relacionarse, crear…) significa que todo el organismo está activo, implicado en la vivencia, y esto es lo que permite que el aprendizaje entre y sedimente. Todas las capacidades intelectuales, la afectividad, la creatividad, la imaginación, los sentidos, han estado participando, y esta implicación es lo que hace recoger la impresión y asimilar lo que es conveniente de este momento, privilegiarlo en la memoria y, desde allí, asociarlo y transformarlo, transformarse, crecer.

 

Ofrecer la posibilidad a los niños y las niñas de seguir su impulso vital y explorar aquello fundamental no es tan sólo priorizar su bienestar, sino también apostar por una relación de amistad con el aprendizaje.

 

1/5
1/7

645 38 98 22 · 93 742 80 30 / info@elroure.org / 08773 Sant Joan de Mediona (Alt Penedès. Barcelona) 

  • Facebook Negro Square