645 38 98 22 · 93 742 80 30 / info@elroure.org / 08773 Sant Joan de Mediona (Alt Penedès. Barcelona) 

  • Facebook Negro Square
Aprender 
desde el deseo innato.

 

El ser humano tiene la capacidad de construirse a si mismo, de desarrollar lo que ya es como potencial de autoregular el intercambio con el entorno, es decir, de discernir aquello que es necesario, el momento y la medida de un determinado aprendizaje. Esta capacidad se manifiesta desde el nacimiento y de forma inata como una gran curiosidad y ganas de aprender, que permite que los niños conquisten aprendizajes de gran complejidad de manera autónoma. Esta capacidad es una cuestión de supervivencia, porque es la que surge del hecho mismo de crecer y de la necesidad de adaptarse al entorno. Es por ello que resulta fundamental un ambiente rico y cercano, que cubra las necesidades del niño con posibilidades de vivencias diversas y rodeadas por el afecto incondicional.

 

En El Roure damos apoyo a las ganas de autonomía que se manifiestan desde las primeras edades y que consideramos la vía natural, valiosa y eficaz que tienen las niñas y los niños para desarrollar sus capacidades. Este hecho comporta dejar un espacio para que encuentren sus soluciones a las situaciones que se les presentan, ya sea un conflicto en las relaciones, una caída, una dificultad en la experimentación, etc. Este hecho comporta también reconocer el valor del fracaso o de la frustración.

En todo caso nuestro papel como adultos no es el de evitar o solucionar problemas, sino el de acompañar las dificultades que puedan surgir para que las resulevan con sus propios recursos; de esta manera serán aprovechadas para avanzar. Nuestro papel no pasa por dar respuestas cerradas y directas a sus preguntas, sino por servir de eco y de interlocutores para que surja y se construya una respuesta propia.

Como seres humanos disponemos de una inmensa capacidad innata de aprendizaje autónomo que se activa a través del diálogo permanente entre el deseo interno y el entorno y que es posible mantener a lo largo de toda la vida. Cada uno de nosotros tiene una manera y un ritmo de aprendizaje que nos es propio, en comunicación permanente con nuestra naturaleza y nuestro momento vital. En El Roure es fundamental respetar y cuidar de este impulso interno en relación con un ambiente rico en situaciones y experiencias de aprendizaje.

Fonaments